Tasadores incorporan la tecnología: usan huincha láser para la medición

Ojo, si realizó ampliaciones o construyó una piscina verifique que el tasador ponga en su informe el año de construcción de estas obras.

La figura del tasador tiene una importancia crucial. “Si la mandaste a tasar y el resultado fue un monto muy bajo, vas a perder plata. Y si es demasiado alto, te va a costar mucho venderla”, explica la arquitecta y tasadora Natalia Latorre.

Cualquiera puede dedicarse a la tasación. “Sin embargo, es ideal alguien vinculado a la construcción: un arquitecto, ingeniero o constructor civil, y con especialización. Mejor aún si el tasador o la empresa donde trabaja pertenecen a una asociación nacional, como la Asociación de Arquitectos Tasadores de Chile”, dice Marco Beovic, arquitecto y académico de la Universidad Mayor.

  • No es al ojo

La visita: El tasador debe medir el terreno, la superficie construida y revisar cada recinto e instalaciones. Muchos ocupan una huincha láser para que la medición sea más precisa (como en la foto). ‘Lo primero es ir a la municipalidad y recopilar los antecedentes de la propiedad. Después, en la visita, el tasador debe hacer el levantamiento de los planos, para determinar que lo que está en los planos de la municipalidad corresponde a la realidad. Las ampliaciones no regularizadas deben incluirse’, dice Machiavello.

 

El informe: Debe incluir todo lo relacionado a la vivienda: materiales, año de construcción, número de habitaciones y baños, remodelaciones, entre otros. Un punto importante es que vaya una descripción del entorno donde se ubica la propiedad: plazas, colegios, estado de la urbanización, locomoción, comercio. La tasadora Natalia Latorre se ha topado con informes que resumen toda esa información de manera grotesca: ‘Me tocó revisar uno y en esa descripción decía que ‘la casa está en un barrio residencial top’. Eso no puede ocurrir’. ‘También debe incluir fotografías del exterior e interior de la vivienda. El tasador es un testigo de fe para el mandante, y las fotos serán la única forma en que el banco verá la vivienda’, añade Machiavello.

6 referencias a 1 km . a la redonda: ‘Se deben incluir al menos seis referencias de valores de viviendas que estén a la venta, que sean parecidas en tamaño, número de habitaciones y recintos, construcción y calidad. Ideal si incluye también seis referencias de arriendos, para que el cliente se haga una idea de cuánto podría ganar arrendando su vivienda’, puntualiza Machiavello. ‘Debe ser en un radio de no más de 1.000 metros a la redonda’, agrega Latorre.

 

Craso error: Según cuenta Daniel Machiavello, algunos tasadores no valorizan bien las obras complementarias (piscina, quincho, terrazas). ‘Muchos clientes se quejan de que en otras tasaciones que les hicieron asumieron que la piscina, quincho o portón eléctrico tenían la misma antigüedad de la casa, pero muchas veces se trata de una obra realizada con posterioridad, por lo tanto, tiene otro valor e influye en el precio total. El informe debe incluir el detalle del año de construcción de cada obra complementaria o remodelación’, señala.

Fuente: LUN

Etiquetado en: